31 de mayo de 2014

Comparación de Cerebros...


 
       Cuando comparamos el cerebro humano (izquierda) con el de un delfín (derecha) podemos ver que, a simple vista, existen diferencias en tamaño, color, aspecto, circunvoluciones, separación de hemisferios... En el caso del delfín se sabe que los dos hemisferios pueden "desactivarse" alternativamente y ello les permite descansar y dormir a una u otra mitad mientras la otra o la una está activa. La inteligencia de un animal se mide por el coeficiente de encefalización o relación entre la masa real y la masa esperada. Los humanos tenemos un elevado cociente de encefalización superando al de la ballena azul (cerebro de 7 kilos), elefante indio (cerebro de 6 kilos), delfín (cerebro de 1.2 kilos) o gorila (cerebro de 0.5 kilos). En la siguiente tabla podemos comparar algunos coeficientes de encefalización.
 
Coeficientes de encefalización (Wikipedia). Pulse sobre este enlace si desea consultar datos de otros animales.

Comparación externa de cerebros de diversos mamíferos (Fuente original: Frontiers in Neuroscience)

   El coeficiente de encefalización no es el único parámetro que mide la inteligencia de una especie. Otros parámetros importantes son el número de neuronas, sus interconexiones, sus tipos, la extensión del neocórtex o capas de neuronas de los lóbulos prefrontal y frontal de los mamíferos. Haciendo quizás una mala comparación con un PC no sólo se trata de la memoria RAM y ROM sino del tipo de procesador... i3, i5, i7 y las características de éste, de la tarjeta gráfica y memoria específica de ésta, de la resolución y tipo de pantalla... En los mamíferos determinadas neuronas están muy extendidas en capas de diversos lóbulos. La siguiente imagen muestra una comparativa entre algunas especies en función de la corteza blanca y gris del cerebro y la extensión de sus lóbulos.
 

 
Comparación interna de cerebros de diversos mamíferos (Fuente original: Frontiers in Neuroscience)
 
    Cuando comparamos la densidad de neuronas del cerebro de distintas especies volvemos a comprobar que los humanos superamos a todas las estudiadas. En el córtex de un delfín o de un chimpancé podemos encontrar densidades de unos 6.000 millones mientras que en los humanos encontramos unos 20.000 millones.
 
    Le resultará interesante ver el vídeo de la neurocientífica Suzana Herculano si quiere entender como hemos podido desarrollar un cerebro tan complejo y de tanto coste energético para nuestro organismo. Según las últimas investigaciones parece que más que el crecimiento del cerebro tuvo lugar un "empequeñecimiento" del resto del organismo. El cerebro humano, durante el proceso evolutivo, tomó un papel principal frente a otros órganos como los músculos que han permanecido proporcionalmente más desarrollados en otras especies como el chimpancé. Nuestro cerebro consume un 20% de la energía corporal frente a un 13% del cerebro del chimpancé o el 8% en el del ratón. Nuestros músculos parece que durante el proceso evolutivo se adaptaron a andar largas distancias obteniendo las calorías que necesitaba nuestro cerebro, cada vez más exigente. Según Suzana Herculano, cocinar los alimentos permitió al ser humano invertir mucho menos tiempo que otras especies en su digestión y aprovechamiento. De esta forma el ser humano se separó de otras especies incluyendo a los primates en algo que sólo hacemos los humanos que es cocinar los alimentos. Además freír o cocer algo permite destruir muchos microorganismos patógenos lo cual puede resultar muy útil...
 
 

Más información: Vídeo de Suzana Herculano-Houzel


Saludos y agradecimientos a Emilio por su enlace...espero que te gusten mis modificaciones y aportaciones a este tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si lo deseas deja aquí tu comentario: